user_mobilelogo

     Pulse para ver el Certificado de Web de Interes Sanitario 

 

Online

Hay 27 invitados y ningún miembro en línea

Colaboraciones

  • PSIQUIATRIA Y NEUROCIENCIAS

    Cuando pensamos que la psiquiatría actual, en su vertiente biológica, se basa únicamente en los descubrimientos foráneos, cometemos varios pecados, pero el principal es...

    Leer más...

Cuando pensamos que la psiquiatría actual, en su vertiente biológica, se basa únicamente en los descubrimientos foráneos, cometemos varios pecados, pero el principal es el de incultura al no reconocer que, si Don Santiago Ramón y Cajal, nacido en 1873 y sólo con las tinciones de Golgi y un microscopio no llega a descubrir la estructura basal del sistema nervioso, hoy no sabríamos nada del cerebro.

 D. Santiago Ramon y Cajal

Desde entonces hemos avanzado mucho y la psiquiatría ha dado muchos tumbos, pasando de un extremo a otro. Una frase que nunca olvidaré de Yves Lecrubier y que sintetiza la historia de la psiquiatría es la siguiente: "Antes sólo se daba importancia a la mente y se olvidaron del cerebro. Luego solo se le ha dado importancia al cerebro y nos hemos olvidado de la mente. En justicia, no podemos olvidarnos de ninguno de los dos".

Si en medicina existe un aforismo que dice que no hay enfermedades si no enfermos, la especialidad donde su aplicación es máxima es la psiquiatría. 

Delante vamos a tener una persona con una alteración mental en la que van a coincidir alteraciones neuroquímicas con alteraciones citoestructurales y, en algunos casos, neuroanatómicas, con problemas de su entorno, de su familia, de su educación. Pacientes en los que es más importante el fenotipo que el genotipo y, rizando el rizo, el endofenotipo (rasgos objetivos, hereditarios y cuantitativos que representan el riesgo genético para los trastornos poligénicos).

Hoy en día surgen nuevas vías de investigación en la psiquiatría biológica, como puede ser la epigenética, que estudia la relación entre el ambiente y los genes, algo que intuíamos pero no sabíamos como se producía. Los genes predisponen a la enfermedad pero quien la desencadena es el ambiente, especialmente en psiquiatría donde la mayoría de las enfermedades son poligénicas, es decir, relacionadas con varios genes.

Uno de los avances más importantes de las neurociencias ha sido el descubrimiento de la plasticidad y resistencia neuronal. Nuestro cerebro recibe muchas influencias nocivas desde el interior y desde el exterior (estresores externos y estresores internos como las infecciones) y nuestra misión es ayudar a protegerlo con mecanismos que aumenten la plasticidad y resistencia neuronal. Las armas más efectivas son los psicofármacos, la psicoterapia bien administrada por expertos bien formados y, algunas veces, medios físicos como la mal llamada terapia electroconvulsiva, estimulación magnética u otras.

Sin embargo, todos estos avances no sirven para nada si el psiquiatra clínico no tiene una sólida formación psicopatológica y clínica. El clínico debe encontrar el "que", pues el "porque" ya nos ocupamos los neurobiólogos, psicofarmacólogos y otras especies raras. Debe saber la suficiente psicofarmacología para poner los tratamientos adecuados. Los mecanismos moleculares de los psicofármacos, esto queda para los especialistas. Debe saber medicina clínica además de psiquiatría, por las interrelaciones cuerpo-mente y, ante todo, debe tener sentido común. Debe saber dejar al enfermo libre de síntomas, si es posible, y establecer mecanismos de neuroprotección, tanto neuroquímicos como psicológicos, para evitar las recaídas. Finalmente, debe leer la biografía de Don Santiago para darse cuenta que los grandes sabios también son grandes personas.

 

(Texto redactado por mi buen amigo, Dr. Juan Gibert Rahola, Catedrático de Farmacología en la Facultad de Medicina de Càdiz, a quien pedí una definición del concepto "Neurociencias"  por ser un brillante cíentífico y poseedor de una gran calidad humana.)