user_mobilelogo

Colaboraciones

  • PSIQUIATRIA Y NEUROCIENCIAS

    Cuando pensamos que la psiquiatría actual, en su vertiente biológica, se basa únicamente en los descubrimientos foráneos, cometemos varios pecados, pero el principal es...

    Leer más...

 
La incidencia de aparición es a lo largo de la vida es del 0,5 al 1,5%. No existe diferencia en cuanto a sexos, razas o personas de distintos niveles socioeconómicos. La enfermedad puede iniciarse a cualquier edad pero es mucho más frecuente que el primer episodio aparezca en la segunda década  de la vida.   
  
El componente genético es muy importante, con una mayor predisposición a padecer la enfermedad cuando existen familiares de primer grado con bipolaridad.
 
Melancolia Munch
El trastorno bipolar se caracteriza por la aparición de episodios depresivos (tristeza, apatía, pérdida de peso, falta de energía, motivación e interés, pensamientos negativos y otros síntomas y signos) y de episodios maníacos (euforia o muy frecuente irritabilidad, autoestima exagerada, hiperactividad, pensamiento, habla acelerada y otros síntomas, con muy escasa conciencia de enfermedad).  
 
La característica de su curso son las recurrencia de episodios, bien sean depresivos o maníacos (de aceleración ) y la evolución es crónica
 

Tratamiento 

Es fundamentalmente farmacológico basado en medicamentos estabilizadores del estado de ánimo. Lo farmacológico debe acompañarse de información amplia acerca de la naturaleza recurrente de la enfermedad y de la importancia del buen cumplimiento de la medicación dotando a los pacientes y a sus familiares de habilidades en el manejo de la enfermedad para mejorar su curso, facilitar la identificación precoz de síntomas de recaída, afrontar las consecuencias psicosociales de los episodios previos y prevenir las de un futuro.
 

Vivir con el trastorno bipolar

Al ser una enfermedad de carácter cíclico, hay que realizar un buen control de los factores de riesgo y hacer una buena prevención de recaídas. 
Conviene  tener en cuenta algunas medidas: 
  • Aprender a conocer y a identificar bien las señales tempranas de la enfermedad para poder intervenir lo más rápido posible y detener con ello los síntomas en su estadio más inicial. 
  • Cuidar el sueño. Las alteraciones del sueño influyen notablemente en las recaídas, sobre todo la falta de sueño, que  puede precipitar un episodio maníaco. 

  • Evitar el abuso de sustancias tóxicas ya que se asocia a consecuencias adversas que afectan al curso y al pronóstico de la enfermedad. 

  • Tomar el tratamiento correctamente y recordar que el abandono del tratamiento farmacológico es la causa más frecuente de recaídas y  que aumenta el riesgo de hospitalización hasta en cuatro veces. 

  • Llevar una vida saludable: ejercicio físico regular, manejar bien las situaciones de estrés y los conflictos, cuidar las relaciones interpersonales, no llevar una vida sobrecargada de trabajo  y saber disfrutar de sus ratos de ocio... aceptar  la enfermedad, aliarse bien con ella para manejarla adecuadamente y no ser víctima de ella.

Si tiene cualquier duda pregunte a su psiquiatra, la información y la educación para la salud es fundamental.